Dulce de Frutillas - Mermelada de Frutillas



Dulce de frutillas! Para aprovechar la temporada de frutillas este dulce es ideal para hacer en cantidad y conservar durante el año. Para ello siempre se calcula mínimo un 65% de azúcar con respecto a la fruta ya que el azúcar actúa como conservante natural. En caso de querer hacer un dulce mas sólido se le puede agregar pectina o manzana.


MIRÁ EL VIDEO DE COMO PREPARARLO



INGREDIENTES

  • Frutillas 500 gr (ya cortadas) y azúcar 330 gr.

PREPARACIÓN

  • Lavar bien las frutillas y cortar en trozos.

  • Colocar en una olla y cocinar dos minutos para que comiencen a largar el líquido.

  • Agregar la mitad del azúcar y mezclar. Cocinar dos minutos y agregar el resto del azúcar. Así se forma un almíbar y se evita que el dulce se queme durante la cocción. Esto ayuda también a que tenga más color, brillo y sabor.

  • Cocinar a fuego medio mezclando de tanto en tanto aproximadamente 25 minutos. El tiempo de cocción va a depender de la cantidad de dulce que se haga y de la consistencia que se desee. El punto del dulce es cuando llega a los 105 / 106ºC.

  • Una forma de ver el punto del dulce es colocar una cucharada sobre un plato previamente frío del freezer, moverlo y de esa manera se ve con las consistencia que quedará una vez frío.

  • Envasar inmediatamente en caliente en frascos previamente esterilizados. Tapar y dar vuelta. Dejar invertidos hasta que enfríe para que haga vacío. Una vez abierto el frasco conservar en la heladera.

  • Listo! A disfrutar!

TIPS

  • Si bien la frutilla es una fruta con acidez alta, en todas aquellas frutas de baja acidez deberá ser reforzada con adición de ácidos (jugo de limón o cítrico). Ya que el ácido tiene efectos sobre la pectina de la fruta. La pectina se encuentra en la cáscara y semillas en mayor proporción y en un medio ácido forma un gel que da la consistencia apropiada. En caso de querer agregar pectina se debe mezclar previamente con el azúcar antes de incorporarla a la fruta en una cantina n no mayor al 10%.

  • Para envasar el dulce, una vez alcanzado el punto final, se envasa inmediatamente en caliente, especialmente si no se da baño de maría. Los frascos se llenan dejando un centímetro del borde. Es muy importante el envasado en caliente o pasado por baño maría para que haga vacío, esto en caso que se quiera conservar por mucho tiempo. Inmediatamente envasada se tapan e invierten. Esto asegura que el aire del espacio de cabeza, pase por la masa de producto caliente, provocando la esterilización de ese aire. Además termina de evaporar en el fondo del frasco y al volver a la posición normal esa pequeña condensación queda en el fondo, sin oxígeno, por lo tanto las bacterias no podrán desarrollarse.

  • Esterilización: el “baño maría”, es una práctica aconsejada por precaución cuando no se tiene seguridad de llegar a la temperatura final del dulce. En una olla se coloca una base de lienzo para que amortigüe el movimiento de los frascos, se ordenan con la tapa para arriba, evitando que queden espacios entre ellos o sueltos, se traban de modo que cuando comience a hervir no sacudan. Se cubre con agua templada, dos o tres centímetros arriba de la tapa. Una vez que el agua entra en ebullición son 10 minutos para frascos de 500 gr. Retirar el agua de la olla o los frascos del agua, para evitar que se enfríen en el agua. Con esto se logra cortar la cocción y evitar absorciones de agua al interior del envase. La hermeticidad se logra una vez que el frasco se enfría.

  • Guardar el dulce en un lugar fresco, seco y oscuro, que no reciba la luz del sol directa para que no pierda color pierden color.

BUSCAR RECETAS

ULTIMAS

NOVEDADES